Extravaganza gótica (III)

Una a una se retiraron, hasta cuando una sola quedó mirándome con intensidad. Retrocediendo paso a paso, se fundió con la pared de piedra y desapareció.

Anuncios

Extravaganza gótica (II)

Una sensación nueva se unió a las formas que volvía a entender –y me distrajo el tiempo suficiente para que esa forma inexplicablemente amenazante cobrara realidad.